viernes, 29 de julio de 2011

Sin sentido

Por más que intento andar, esa molesta espina no deja de molestarme y de ser persistente. Es imposible ignorarla, ya que por el dolor que he sufrido hace que recuerde que persiste y que sigue hay. Prefiero andar, ya que si me entretengo a quitármela al final tendré que quedarme con ella, además creo que si finalmente logro andar se caerá ella sola, aunque quede su cicatriz...


Todas las rosas tienen espinas...

1 comentario: