miércoles, 20 de abril de 2011

Entorno familiar

No ha sido la familia en la que me haya podido apoyar ni contar mis confidencias. Mi familia no es ni mucho menos mala ni  me trata mal ni nada de eso, pero precisamente ejemplar no puedo decir que sea. Nunca he tenido una figura paterna que me haya influido ni se ha preocupado por mi. Sólo mi madre y mis hermanas me han ofrecido el sustento familiar que necesito aunque, claro está, no ha sido suficiente. Conozco a una amiga que no ha tenido mucha suerte con los amigos hasta ahora y antes se lo contaba todo a su familia, estaba todo el día con ellos, se ayudaban mutuamente y se lleva genial con sus tíos, primos, abuelos y tiene muy buena relación con todos ellos. Pero no ha sido mi caso. Con mi madre discuto continuamente porque muchas cosas de las que hace no me gustan y hay cosas mías que tampoco y casi siempre discutimos. Entre mis hermanas y yo nos separan muchos años y ya se han hecho ellas una vida en la que estoy un poco más apartado. Mi padre no tiene ninguna clase de relación conmigo, no hablamos, ni intercambiamos opiniones. No conoce mis gustos ni cómo es mi personalidad, aunque no le importa mucho. Mis primos y yo solo nos llevamos bien de pequeños y ahora no nos juntamos debido a que no viven donde yo. Y con mis tíos, al no vivir tampoco en mi localidad, no hablamos mucho. Cuando pienso en mi familia casi siempre se me cierra en mis hermanas y mi madre que son las únicas personas que verdaderamente se han preocupado más por mi pero estoy convencido que se necesita más relación con la familia. Siempre he tenido que contar mis inquietudes y mis problemas a mis amigos, los cuales han cambiado con frecuencia, pero nunca he podido expresar todas mis ideas y mis gustos, por miedo e inseguridad y me los he tenido que guardar, comiéndome por dentro. Así que, en resumen, siempre voy ha echar de menos más apoyo por parte de mi familia...