sábado, 14 de mayo de 2011

Faith, Foi, Glauben, 信仰, вера, FE!



Cuántas veces hemos escuchado ''en algo hay que creer''. El cristianismo, el judaismo, el budismo, el islamismo... distintas religiones en las que se cree en un ser poderoso creador de la vida y al que le debemos todo. Distintas religiones que en realidad nos dicen cómo actuar y qué hacer con nuestra vida. ¿Es verdaderamente necesario creer en algo? La vida no nos va a ir mejor si creemos en un Dios o si buscamos respuestas donde seguramente no las encontremos nunca. Debemos ocuparnos y pensar en qué podemos mejorar para que nuestra vida y la de los demás sea mejor, en la medida que nosotros podamos. No hay que creer en algo o en alguien para que la vida nos resulte menos dura ya que la vida que se nos plantea se haya en nuestro planeta y en nuestro planeta los que dominan y predominan somos nosotros, las personas. Asique somos nosotros los que hacemos la vida mejor o peor, sólo nosotros. Si no tenemos trabajo, si hemos pasado una mala racha, si recibimos algún tipo de acoso, cualquier cosa que nos pase va ha ser fruto de otras personas, ya que la vida está formada por 6.854.196.000 de personas aproximadamente. Esta opinión es  siempre desde el punto de vista de un servidor.