miércoles, 18 de mayo de 2011

Belleza exterior

TODOS, aunque sea en una pequeña proporción, somos superficiales. Cuando vemos a una persona, lo primero en que nos fijamos es en su físico, lógico si no lo conocemos, y luego intentamos saber cómo es su personalidad y sus gustos, aunque también si vemos a una persona guapa no nos importa liarnos o enroyarnos con el, sólo  eso aunque luego no queramos nada más y con una persona fea no pensamos lo mismo. Pero la belleza exterior está presente en todos lados, no sólo en el amor. A la hora de hacer una entrevista de trabajo, las personas con mejores condiciones físicas tienen mayor posibilidades de conseguir el empleo que las personas menos agraciadas, eso es cierto. O incluso a la hora de tratar a alguien. Todos somos algo superficiales, y muchos solo les importa el físico, sin querer saber la luz que guardan dentro a las personas. Esto es algo real que por desgracia está presente en todos los ámbitos de la sociedad pasada, actual y quizás menos, pero también en la sociedad futura.

Hay una belleza mucho más grande que la que vemos a simple vista, nuestra belleza interior