domingo, 28 de agosto de 2011

No siempre acaba en final feliz



Otra de las muchas razones por las cuales nos damos cuenta de que estamos sobre la Tierra, de que estamos en la vida real, el final de las cosas.
Más de uno desearíamos que todo acabara bien siempre, ya que eso nos otorgaría felicidad que es lo más codiciado de la vida, pero por desgracia no puede ser así. No podemos controlar el final de una amistad, ni el final de un noviazgo, ni podemos remediar la muerte. Pero claro, algo positivo se puede sacar, y es que de todo esto, de los errores, de la muerte, de todo lo malo que nos sucede se puede aprender para volvernos así mas inteligentes, fuertes y valientes.