domingo, 18 de septiembre de 2011

Encantado

¿Quién eres? La verdad es que no se nada de ti. Si te conozco es de dos veces que hemos coincidido y nos hemos intercambiado un par de palabras, nada más. Pero para mí eso ha resultado ser suficiente a la hora de fijarme en alguien ya que, créeme, me he fijado en ti.
En lo primero que nos fijamos cuando observamos a alguien es en su físico, y si éste es de nuestro agrado sólo nos queda el siguiente paso, su personalidad.
Por lo poco que he podido averiguar de ti, no es que seas precisamente Mister Perfección, además sé que no eres lo más selecto de la sociedad precisamente, pero eso a mi me da igual. Eres exactamente lo que busco ahora, una distracción ya que se de sobra que si consiguiera tener siquiera eso contigo no llegaría a nada más, pero sinceramente ahora mismo no busco nada más.

¿Me estoy precipitando? Sí, y losé, pero mi vida entera se ha basado prácticamente en eso, en pensar que el destino me tiene reservado lo que yo quiero. En no replantearme que consecuencias traerán mis actos y en que si tengo que apechugar con el resultado, pues así será