miércoles, 25 de enero de 2012

Pearl

Ella no existía, apenas se veía. Fue creciendo poco a poco gracias a su presencia hasta tomar constancia de su asistencia. Ella comenzó su vida.



Pasó de las solitarias noches, a los entretenidos días.
Pasó de los largos llantos, a las grandes alegrías.
Cambió todo cuando él intervino, cuando se tomó consciencia de su valor tan fino.
Ella era imparable.

Tenía un gran valor por dentro, aunque la gente no lo encontraba, ya que solo observaba lo envuelto.


La adoraba, la quería, soñaba con que nunca terminara de verla, como era, como una perla.
Ella era mágica, asombrosa, indescriptiblemente cariñosa...
Ella lo fue todo.


Como todo, al subir, bajó.
Todo el brillo de su interior, se ha visto oculto por éste pedante ''superior''.
Sus fuerzas, su estánding... todo cambiado, tan sólo por que él se vea animado.
Era una pirámide de maizena, pero se ha visto reducida a un simple grano de arena.
¿Su amor? centro de discusión, previsión futura de un desamor.
A ésto no se le llama crueldad, se le llama evidencia de la realidad.
Es imposible no consumir algo así, algo tan bonito como repetitivo sin fin.
Resultado del olvido amigable, para obtener algo supuestamente envidiable, pero que a finalizado como el punto de mira mas odiado.
¿Su nido?, habitado, mancillado, como ella había deseado, y con el primero con el que se ha cruzado.
Pero ella, continúa bajando.


Ella solía ser una perla, reluciente por dentro, impecable por fuera.

Pero el valor que ésta tenía, se está viendo perjudicado día a día...


domingo, 8 de enero de 2012

La añoranza de un pasado



Es duro sentirme así. Me encanta ser una persona feliz, amable con los demás y tener siempre una sonrisa imborrable en mi cara, pero ahora mismo eso se me hace imposible.

Recuerdo que no hace mucho tiempo atrás era una persona así, justo como ahora quiero ser, pero me jode sentir que me he convertido en todo lo contrario. Por mucho que intente cambiarlo no podre porque tal y como me siento ahora y la relación que tengo con las personas en este preciso instante me lo impiden.
No se puede ser feliz estando sólo, y es precisamente como ahora mismo me siento.

Este sentimiento va más allá de mi íntima amistad perdida, pero éste último es un gran factor. Soy una persona que necesita a alguien, a una especie de alma gemela a su lado a la que contarle siempre cualquier cosa y en cualquier momento, y saber que tienes a esa misma persona disponible para lo que quieras, con la certeza de que nunca te fallará.

Antes, la tenía... pero no puedo decir lo mismo ahora. No quiero echar las culpas de nada a nadie, pero desde mi punto de vista esto se ha visto influenciado por la aparición de cierta persona en la vida de la amistad mas firme que nunca haya podido tener. No quiero echarle las culpas ya que no pienso que sean suyas, porque yo también pude tener el honor (o la mala suerte) de haber tenido otras relaciones y nunca, NUNCA la deje de lado, ¿por qué? simplemente porque sabía que aunque tuviera amor en mi vida, éste no se podía comprar al amor que sentía por ella. Un amor... distinto, especial. Un amor que es más férreo que el del corazón, uno al que suelen llamar amistad. Incluso la llegaba a considerar algo más grande, la consideraba una hermana. Averigüé que sentía esto dándome cuenta de que prefería estar con ella antes que nadie, de que con la única persona que podía hablar de todo era con ella y era la única con la que podía ser yo mismo.

Ahora también puedo ser yo mismo, pero... no es igual con el resto de las personas. Por un lado tengo algunas que, aunque puedas estar cómo con ellas, no parecen volcarse por ti o tu amistad, simplemente porque no te escuchan.
Por otro lado, hay algunas con las cuales parece que se tienen muchas cosas en común, pero en realidad sois totalmente distintos.
Otras con las cuales nunca me habría imaginado que tendría algún tipo de buena amistad, pero luego te das cuenta de que lo único que hace es jugar a dos bandas y hay veces que te hace sentir realmente mal.

En definitiva, ese otro tipo de amistades pueden hacerme pasar un buen rato, pero no me llenan interiormente. Para ello necesito a una amistad más íntima, que no solo esté unida por las palabras, sino que esté unida por todas las experiencias que han vivido unidas y que las mantiene más firmes que cualquier otra cosa...
Aunque ésto para mí pueda tener mucho valor, puede que no lo tenga para quién creía una auténtica amistad y con todo el dolor de mi corazón, no creo que esté acabada del todo, pero no creo que se deba forzar ya que simplemente se estaría maquillando un profundo sentimiento de malestar a la hora de estar juntos.

Simplemente quiero sentirme querido y congeniado con alguien... con alguien que sea honesto y auténtico.

I always miss every time together