miércoles, 25 de abril de 2012

Nada que ganar...

Monotonía + Agobio + Depresiones = Mi vida

Creo que necesito un cambio, y debe ser totalmente radical. Estoy harto de envidiar a esas grandes nubes que me resultan inalcanzables. Estoy harto de perseguir a ese pájaro libre que me resulta imparable...
Mi vida ha llegado a una nueva/vieja fase... una por la que en cierta medida pasé en su momento.
Vuelve, todo vuelve, ahora es el el que vuelve... mi primer "amor".

Todo se remonta a cuando yo tenía 13 años de edad. Por aquel entonces no tenía claro mi sexualidad hasta que sentí algo por alguien... alguien que resulto ser especial... un chico. Pero no cualquier chico, era el.
No era guapo, no era atractivo... pero era una de las mejores personas que había conocido nunca. ¿Me obsesioné con el? Se puede llamar así o simplemente era demasiado especial ya que hizo que surgiera un sentimiento que nunca antes había sentido... pero que no podía llamarse amor profundo.

Pues bien, 3 años mas tarde vuelve y no de cualquier forma. Yo he cambiado, mi cuerpo a cambiado y mis necesidades también se suman a ese cambio.

Comencé a verlo de una manera... como decirlo... atractiva, en forma de curiosidad. Pero ha medida que todo ha ido pasando y de que el tiempo ha ido hablando, se convirtió en una muy buena forma de llegar a lo más alto, de llegar al trance emocional...
Mientras que sólo fuera eso no habría peligro, pero el peligro ha llegado ahora, el peligro de que aparezca él cuando me imagino estar con las demás nubes... se me hace totalmente perfecto.


¿Lanzarme? lo haría... si fuera de otra forma. ¿Posibilidades? Ínfimas, muchas veces lo ha dejado claro.

Debo aceptarlo, pero se me hace muy difícil ya que pienso que es él el que guarda la llave de esa cerradura, dando como resultado que mi día a día gire en torno a él en muchos aspectos.

No sé como ella, esa niña acomplejada, no mira con claridad y ve en el un auténtico manjar...



Él es mi mejor fantasía...

lunes, 23 de abril de 2012

Uno de tantos días

Hoy es uno de esos días que tanto detesto.
La vida me parece una mierda, no tengo ganas de hablar con nadie, todo me parece fatal...

Seguro que a todos vosotros os ha pasado. Oís el despertador y desde que ponéis el pie sobre el suelo sabéis que hoy no es vuestro día. Lo peor de todo viene cuando te pasa constantemente... cómo me está empezando a pasar a mi.
La gente me parece falsa, no encuentro la confianza que antes tenía, me pudro por dentro, siento que necesito amor... es todo un cúmulo de cosas cuyo clímax llega manifestado en forma de desesperación, tristeza, odio, ira y ganas de desahogarse... como sea.

¿La solución? siempre que pienso en una solución, se me presenta la misma salida... una única salida que por desgracia está cerrada y cuya cerradura tiene forma de corazón...


martes, 17 de abril de 2012

¿Tiempo de cambios?

Aunque ahora soy feliz, las cosas que van surgiendo hacen que tenga que elegir.

Lo primero de todo y mas saliente, es lo mal que me mientes, que junto va sumado con los malos hechos que has demostrado. Me parece penoso que todo hayas cambiado y que por mantener un amor mal valorado y equilibrado, te estés quedando sin nadie a tu lado.
Me duele, es cierto, pero lo he intentado, te he ayudado a pesar de que alguna lagrima he derramado. Tu lo has solucionado con un falso abrazo y con un "luego hablamos". Ese luego hablamos nunca llega después de que ha hablar con el vuelvas, y, como siempre, de todo te olvidas menos de lo que para ti es el centro de tu vida. Es como una broma infantil: llamas y antes de que contesten, corriendo te ves sin fin. Falsa sin remedio, es lo que tu me pareces, y cuando quieras volver a tener cuentas, puede que llames, y no me tengas....


Luego está el cargo de madurez que he de obtener para continuar con mi vida y no perderme de una vez, que triste sería si eso llegara a suceder. Estudios, controlar mis actos, las influencias del entorno... puede que resulte bastante difícil ya que a veces no lo controlo y menos estando bajo los efectos de la adolescencia en los que me arropo.


Después, viene el amor, ese gran desconocido que nunca más volvió... ni siquiera ahora, cuando más creo que lo necesito, y lo único que obtengo sólo son tus gritos. De desesperación, tal vez, de amor puro, puede ser, pero lo que tengo claro esque no es a ti al que tengo pensado.


La verdad, esque es raro. Quiero huir, gritar, disfrutar... quiero sentirme bien, quiero hallar la auténtica felicidad, aunque creo que para eso, todo esto debo solucionar...

Muchos besos, y recordad que os quiero de verdad.

miércoles, 4 de abril de 2012

Son una familia

No hay mejor nombre para todos ellos, para todos nosotros... todos formamos una gran familia.

Desde pequeños hemos crecido juntos, madurando juntos, cambiado juntos...
Juntos nos hemos apoyado los unos a los otros, nos hemos peleado unos con otros, hemos reído alegremente...

Nunca había pensado que llegaría a querer tanto a este grupo de personas que, en un comienzo, fueron unos extraños para mí, temiéndoles por como serán o como se comportarían conmigo.
Entre algunos de nosotros, nos guardamos rencor, nos tenemos envidia, nos preguntamos como puede ser tan perfecta, no nos soportamos, nos insultamos, nos queremos, nos amamos, nos gustamos, nos atraemos o incluso nos guardamos secretos que nunca nos contaríamos, pero al fin y al cabo, tenemos un vínculo especial que nos une y que a la hora de la verdad sacaríamos a relucir por defendernos mutuamente.

Antes, mucho antes, para mí todos ellos no eran más que personas con los que tenía que convivir, me gustase o no.
Algunos no los tragaba y otros, simplemente me odiaban.
Pero, porfin, a la hora de la verdad, después de conocernos tal y como somos, nos aceptamos. Y es algo que precisamente yo he vivido de primera mano...

Siempre ocultándome... siempre teniendo un miedo increible... pero al final me he dado cuenta de que ese miedo era inútil, porque como más me van a querer, mas me quieren, y mas querido me siento es siendo yo mismo, sin ataduras, sin barreras y sin muros...

Aunque falten algunas personas, vosotros y vosotras sabéis quiénes sois

Os quiero... y siempre formaréis parte de mi vida.