martes, 17 de abril de 2012

¿Tiempo de cambios?

Aunque ahora soy feliz, las cosas que van surgiendo hacen que tenga que elegir.

Lo primero de todo y mas saliente, es lo mal que me mientes, que junto va sumado con los malos hechos que has demostrado. Me parece penoso que todo hayas cambiado y que por mantener un amor mal valorado y equilibrado, te estés quedando sin nadie a tu lado.
Me duele, es cierto, pero lo he intentado, te he ayudado a pesar de que alguna lagrima he derramado. Tu lo has solucionado con un falso abrazo y con un "luego hablamos". Ese luego hablamos nunca llega después de que ha hablar con el vuelvas, y, como siempre, de todo te olvidas menos de lo que para ti es el centro de tu vida. Es como una broma infantil: llamas y antes de que contesten, corriendo te ves sin fin. Falsa sin remedio, es lo que tu me pareces, y cuando quieras volver a tener cuentas, puede que llames, y no me tengas....


Luego está el cargo de madurez que he de obtener para continuar con mi vida y no perderme de una vez, que triste sería si eso llegara a suceder. Estudios, controlar mis actos, las influencias del entorno... puede que resulte bastante difícil ya que a veces no lo controlo y menos estando bajo los efectos de la adolescencia en los que me arropo.


Después, viene el amor, ese gran desconocido que nunca más volvió... ni siquiera ahora, cuando más creo que lo necesito, y lo único que obtengo sólo son tus gritos. De desesperación, tal vez, de amor puro, puede ser, pero lo que tengo claro esque no es a ti al que tengo pensado.


La verdad, esque es raro. Quiero huir, gritar, disfrutar... quiero sentirme bien, quiero hallar la auténtica felicidad, aunque creo que para eso, todo esto debo solucionar...

Muchos besos, y recordad que os quiero de verdad.