lunes, 23 de abril de 2012

Uno de tantos días

Hoy es uno de esos días que tanto detesto.
La vida me parece una mierda, no tengo ganas de hablar con nadie, todo me parece fatal...

Seguro que a todos vosotros os ha pasado. Oís el despertador y desde que ponéis el pie sobre el suelo sabéis que hoy no es vuestro día. Lo peor de todo viene cuando te pasa constantemente... cómo me está empezando a pasar a mi.
La gente me parece falsa, no encuentro la confianza que antes tenía, me pudro por dentro, siento que necesito amor... es todo un cúmulo de cosas cuyo clímax llega manifestado en forma de desesperación, tristeza, odio, ira y ganas de desahogarse... como sea.

¿La solución? siempre que pienso en una solución, se me presenta la misma salida... una única salida que por desgracia está cerrada y cuya cerradura tiene forma de corazón...