martes, 10 de julio de 2012

Scheiße

Nose porque la deseo con tanta fuerza, porque espero con impaciencia o porque a veces pienso que la necesito... cuando al final lo único que da como resultado es un empeoramiento físico y un par de minutos menos al reloj de lo inevitable...

Es cierto, nos da fuerza, nos hace tener menos vergüenza e incluso puede llegar a parecernos que lo pasamos mejor cuando hace acto de presencia... pero la verdad, es que todo ello se puede llegar a alcanzar si nosotros realmente lo deseamos, y si no es que sencillamente no es parte de nosotros mismos.

Ahora me doy cuenta de lo hipócrita que he llegado a ser... cuando ahora hago lo que precisamente antes criticaba y me mofaba, sin remordimiento alguno, y ahora parece que la necesito urgentemente para evadirme y pasar un buen rato...


Todo ello sin hablar de cosas mayores... pero que resultan ser lo mismo, ¡una gran mierda!