domingo, 19 de agosto de 2012

Reclamaciones

Se que eres un inconformista de la vida, que quieres más, que te deshaces de tus propios problemas
echándole las culpas a los demás de ellos. Eso es demasiado inmaduro por tu parte, ¿no crees? 
Seguro que alguna vez has pensado que nadie te entiende, porque nunca han pasado por donde estás tú, aplícate ese mismo cuento cuando hables sobre alguien y piensa como sería estar en su lugar.

De todas maneras, gracias por abrirme los ojos. La verdad es que hay mucho que reclamar a algunas personas... sobre todo a las más cercanas a uno mismo. 
Aunque se tenga una determinada forma de ser, no se puede ir siendo así de intolerante y egoísta y disfrutar cuando sabes que tú has tenido razón. En el fondo de tu ser sólo eres tú, tú y tú y no sabes lo mal que haces sentir algunas veces a la gente. Claro que tampoco os libráis vosotras, somos familia, y yo me incluyo dentro de ella... soy parte de ella asique por favor, abrir vuestro corazón y escucharme... o vuestras orejas, también me conformo, lo que os sea más fácil.

Basta de ir siempre de buenos, en el fondo nos conocemos y sabemos realmente como somos, asique saquemos esa faceta y vivamos con nuestro interior exteriorizado, teniendo en mente que si podemos hacerle la vida mejor a los demás, ¿porqué hacérsela más difícil?


Madurar todos, madurar joder, que ahí es cuando nos damos cuenta de las cosas...