martes, 31 de diciembre de 2013

2013

Otro año más.
Lo cierto es que lo primero que escribiría serían grandes palabras acerca de todo lo bueno que me ha ocurrido este año, pero esta vez no va a ser así.
Si bien es cierto que destaca por algunos acontecimientos muy importantes como el fin del instituto, el comienzo de la universidad, empezar a ser más independiente, conocer a gente nueva, despedir a la gente de toda la vida... Destaca más por la forma en la que ha decidido despedirse.

Este año siempre será clave en mi vida ya que ha marcado un antes y un después, aunque por supuesto no puedo culparlo. No ha sido una decisión suya...

No hay nada más doloroso que perder a alguien tan querido. Y, aparte de ser un ser querido, era ella, la persona más increíblemente maravillosa que haya podido conocer en mi vida. Inteligente, trabajadora, simpática, divertida, cariñosa, tierna, comprensiva, dulce... y no sólo lo digo yo, su hermano, si no todas las personas que han tenido el honor de conocerla y a las cuales ha dejado huella, de eso no me cabe duda alguna.
Ya llegará el momento en el que deje de vivir en esta irrealidad, en este mundo paralelo medio onírico y me choque con toda la verdad, cayendo sobre mi y aplastándome demoledoramente.

Estas escuetas palabras son con las que le digo al 2013 que me alegro de que acabe, y que no se merece que le despida.

1 comentario: